Calaveras Mexicanas, Catrina y su posible origen

Para entender el simbolismo de la Calavera Mexicana o Catrina, de la importancia que tiene esta figura en la cultura de México hay que entender la relación de este pueblo con la muerte.

Esta relación surge de la mezcla de diferentes tradiciones, principalmente la cristiana proveniente de la época colonial española, y las culturas aztecas y mayas, predominantes en el territorio de México en la época anterior a la época de la corona española.

Historia de la Catrina, la famosa Calavera Mexicana

catrina

Entre las calaveras mexicanas que decoran eventos, restaurantes típicos y estudios de tatuajes, destaca una, la famosa Catrina. Pero no todas las calaveras son ella ni esta tradición surge del personaje.

Aunque algunos sitios de internet califican erróneamente al origen de la Calavera Mexicana al personaje del dibujante José Guadalupe Posada, “La Catrina” como el origen y a su vez esta como catalizador de la figura de la calavera en las festividades como el Dia de los Muertos.

Pero es más bien lo contrario ya que precisamente este personaje retoma una relación con la muerte que muchos quisieron olvidar a entrar en el periodo de modernización, con la entrada de las nuevas formas de producción económica.

El personaje de Guadalupe Posada se llamó originalmente La Calavera Garbancera, más tarde bautizada como “La catrina” por su amigo y muralista Diego Rivera. Catrín era la palabra que se utilizaba para definir a los hombres elegantes, y como la calavera de Guadalupe Posada lo era, acabó llamándose así.

Por ejemplo, en el mural de Diego Rivera “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central”, el cual se encuentra en el museo dedicado al muralista en Ciudad de México se puede ver al propio Rivera, con José Guadalupe Posada, Frida Khalo y la mismísima Catrina que domina la escena completamente, entre otros personajes de la historia mexicana.

catrina calavera mexicana

Antecedentes, los aztecas y la relación con la Calavera Mexicana

La cultura azteca, que era la cultura principal y dominante de vastos territorios del actual México, tenía una visión y una relación con la muerte muy diferente a las culturas actuales.

Una de estas es la de los sacrificios humanos, algo que puede horrorizar a muchos. Pero, aunque los aztecas no eran la única cultura que realizaba sacrificios humanos sí fue la que más masivamente los realizaba, por lo que llamó mucho la atención de colonizadores y observadores.

Los sacrificios eran ofrendas a los dioses, ya que estos creían que los dioses se sacrificaban mutuamente, y por ejemplo en caso de lluvias que alimentaban las cosechas, los aztecas creían que debían compensar a los dioses con sacrificios, para que el ciclo no se altere.

Otra visión de la muerte de los aztecas es la del viaje a Mictlan, el destino al que viajan los muertos al salir de su cuerpo.

Mictlan, el equivalente al Hades azteca y gobernado por Mictlanecuhtli, el dios esqueleto. Para evitar el sufrimiento eterno existía una celebración, un día al año y que coincide con el actual Día de los Muertos.

Día de los Muertos, el día de la Catrina

dia de los muertosDe la mezcla de ese día en que se celebraba y conmemoraba a los muertos con el Día de Todos los Santos católico nace el actual Día de los Muertos. Una gran diferencia es que si bien la cultura cristiana tiene una fuerte obsesión por ocultar todo lo relacionado con la muerte y separarlo de la vida cotidiana, la tradición y celebración mexicana es más bien lo contrario

Altares de calaveras

Un ejemplo son los altares, herencia de los antiguos tzompantli, los altares o pilas de cráneos que varias culturas de la región del actual México y Guatemala. Estos altares se decoraban con cráneos tallados en piedra y cabezas de personas sacrificadas.

Recientemente arqueólogos han descubierto el más famoso de ellos, y que llavaban décadas buscando: el tzompantli del templo mayor de Tenochtitlan, documentado por el español Andrés de Tapia en 1521, con una estructura de más de 60.000 calaveras humanas. Actualmente los arqueólogos del Instituto Nacional de Arqueología e Historia de México están realizando excavaciones y han encontrado alrededor de 700 de estos cráneos.

Los altares del Día de los Muertos y sus Calaveras Mexicanas llaman además la atención por sus flores, principalmente las flores de caléndula. Esta flor, según la tradición azteca esta flor contenían las propiedades que ayudaban a guiar a los muertos hacia Mictlan.

En la actualidad se puede ver lo impresionante y llamativas que son estos arreglos florales, y se dedica mucho tiempo a su confección.

Disfraz, maquillaje y sombrero: Catrina como simbolo carnavalesco

Otra cosa que llama la atención y es el motivo de este artículo es el papel que actualmente desempeña el disfraz de Catrina. Con su vestido, sombrero y maquillaje o máscara, la Catrina, o mejor dicho las Catrinas mexicanas se han convertido en un símbolo de la festividad del Día de los Muertos, pero no sólo en México ya que ha sobrepasado sus fronteras.

Los trajes de Catrina se han vuelto muy comunes incluso en festividades como Halloween, donde este vestuario se ha vuelto muy común, en gran parte como forma de reafirmación de la cultura mexicana en una época de terrible racismo y xenofobia, sobre todo en Estados Unidos y Europa. Este disfraz además de ser acorde con la celebración, es una manera de afirmar una identidad, en el caso de Estados Unidos la de los migrantes y descendientes provenientes de México que están viviendo una oleada de represión sin precedentes.

Por lo tanto, hay que entender la figura de la Catrina y las calaveras mexicanas como su conjunto. Un pasado en el que la relación con la muerte era bien diferente al de la visión cristiana y monoteísta.

Un mestizaje forzado entre dos culturas, la indígena mesoamericana y la española. Una festividad que sobrepasa muchos límites. Un personaje de caricatura creado por un excelente artista y bautizado por Diego Rivera con el nombre que la hizo internacional y casi universal.

Una manera de reapropiarse de la tradición, de fortalecerla y de sentirse parte de algo en una época en la que sólo el dinero parece ser lo importante.

Y sobre todo, un reencuentro con la muerte. Que es parte de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *