Trucos para ahorrar energía en casa

ahorrar energia en casa

A continuación te dejamos 10 tips para ahorrar energía en casa. Estos consejos van desde cambiar la iluminación actual por bombillas led o de bajo consumo hasta cosas más relacionada con el sentido común.

Aquí te dejamos los principales trucos para ahorrar energía en el hogar, de forma tal que contribuyas a un planeta más limpio, a gastar menos dinero con tus facturas por los suministros y a ser más consciente del uso que damos a las fuentes de energía.

10 consejos para ahorrar energía en casa

Aprovechar la luz natural. Puede parecer una obviedad, pero quizás no tanto. Al menos en la mayoría de las casas antiguas el uso de los espacios no está en absoluto pensado para hacer un uso eficiente de la luz del sol que entra en la casa a través de las ventanas.

Una manera es ubicar los espacios de más uso en las zonas con más luz solar, mientras que los espacios que menos luz natural requieren se pueden colocar en las partes menos iluminadas de manera natural de la casa.

Apagar las luces. Este ítem también puede parecer obvio, pero no lo es tanto. Es importante apagar las luces de los espacios del hogar que no estemos utilizando.

Utilizar ollas a presión. Las ollas a presión u ollas express, son muy importantes para cocinar alimentos como legumbres o cereales integrales. En pocos minutos se consigue lo que con una olla normal puede tomar horas.

Puede que sean mucho más caras que un cazo normal, pero en unos pocos usos ya habrás amortizado su coste sin duda. Además, la calidad de las ollas a presión suele ser bastante alta, por lo cual la durabilidad es mucho mayor que la de las ollas normales.

Utilizar lámparas de bajo consumo. Como decíamos, las lámparas con bombillas de bajo consumo o led, aunque con una luz ligeramente diferente que las bombillas comunes, pueden ahorrar una enorme cantidad de energía en la iluminación de la casa.

Tapar las ollas y sartenes. Cuando estemos cocinando con una olla normal o sartén, debemos taparla para conseguir que el calor se mantenga más tiempo y de esta manera acelerar el proceso de cocción, evitando que tanto el calor como la humedad se pierdan en el ambiente, consiguiendo así que se mantengan dentro del recipiente.

Abrir la nevera y el congelador lo justo y necesario. ¿Cuántas veces abrimos la nevera para ver qué vamos a comer? En realidad, si somos los que hacemos la compra y organizamos los ingredientes, sabemos perfectamente qué tenemos en la nevera. Por tanto podemos hacer uso de nuestra memoria y pensar antes de abrir 20 veces la nevera para ver qué hay. En ocasiones esto puede ser un reflejo de ansiedad o aburrimiento.

Desconectar aparatos eléctricos. Los aparatos eléctricos que no se estén utilizando se pueden apagar porque, aunque no estén en funcionamiento, siempre consumen algo, ya sea por estar en stand by o por las luces de “conectado” que muchos aparatos tienen. Lo mismo vale con los cargadores de los móviles y ordenadores, los cuales deben estar desenchufados cuando no los estemos utilizando.

Usar bien el horno. Usar el horno de manera correcta significa que no lo vamos a usar más que para cocinar platos desde cero, y siempre que sea posible en cantidades grandes. No deberíamos utilizarlo para descongelar, recalentar o cocinar dos patatas.

Estufas de bajo consumo. Sea cual sea el sistema que empleemos para la calefacción, es importante conocer que existen sistemas altamente eficientes para calentar el hogar, ya sea mediante el uso de energías como la aerotermia, o mediante el uso de estufas de bajo consumo de cerámica.

Es importante regular la temperatura de las estufas y hacer uso de los temporizadores, para que la calefacción se encienda solo cuando estemos en casa o estemos por regresar.

Puertas y ventanas bien cerradas. Puede que no sea un problema en las viviendas nuevas, pero sí en las antiguas: las puertas y ventanas pocas veces cierran herméticamente bien.

Debemos buscar la manera de aislar lo máximo posible las habitaciones y espacios, por eso es una buena idea cambiar las ventanas y puertas que estén dañadas, o en su defecto repararlas, ya sea añadiendo algún sistema para evitar el paso de corrientes de aire o por medio de cortinas.

Estos son nuestros consejos. Podríamos ir desgranando todavía más, pero básicamente estos son los más importantes.

About: revista

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies